El fondo soberano noruego trae carbón para Enel

fondo-soberano-noruego

Seria advertencia a Enel por parte de su tercer máximo accionista. Como explicaba recientemente esta noticia de El Confidencial, el fondo soberano noruego, gestionado por Norges Bank, el banco central del país nórdico, ha decidido poner en observación a Enel, abriendo la puerta a una posible desinversión. Una noticia que se conoció justo un día antes de la Junta de Accionistas de la multinacional italiana, celebrada el jueves 14. 

Esta decisión no nace de criterios financieros, sino de los mayores estándares medioambientales que Norges Bank se autoexige en sus inversiones desde el pasado septiembre. Como consecuencia de esos nuevos baremos, el fondo también ha puesto en observación a otras compañías ligadas a la energía, como BHP Group, además de excluir de sus inversiones a SasolRWEGlencoreAGL Energy y Anglo American.

Concretamente, el problema del fondo soberano noruego con Enel, dueño del 70% de Endesa, es su elevada exposición al carbón. El 46% del mix de generación de Enel está compuesto por carbón y ciclos combinados, lo que le convierte en un potente emisor de CO2. Es una mala noticia ante el giro que están dando los grandes fondos internacionales hacia la búsqueda de inversiones sostenibles. Aumentan sus posiciones en negocios con bajas emisiones de CO2, y penalizan a los que, a pesar de tener aprobados planes de descarbonización, siguen emitiendo en grandes cantidades. 

La moraleja de esta noticia es precisamente esa. Para este tipo de fondos, no vale que el plan de cierre de centrales de carbón o de fuel esté aprobado, sino que en la práctica se esté llevando ya a cabo y que la eléctrica tenga capacidad de incrementar sus inversiones reales para sustituir el parque de generación. Hasta ahora lo que ha hecho Enel es incrementar sensiblemente la producción hidroeléctrica y su apuesta por las renovables, pero manteniendo todavía un gran porcentaje de generación en carbón. Produce más electricidad con carbón que con solar o eólica.

La propia Endesa también está bajo la observación de Norges Bank, en este caso desde finales de 2016. Enel dio detalles durante la junta de accionistas, celebrada en Roma, sobre sus planes para el cierre de las plantas térmicas de Endesa en Litoral (Almería) y As Pontes (A Coruña)

En Litoral, cuyo cierre está previsto para junio de 2021, Enel explicó que ha abandonado los planes de combustión conjunta de biomasa y carbón por falta de viabilidad técnica, económica y ambiental. Respecto a As Pontes, Enel prevé realizar una segunda fase de pruebas de co-combustión conjunta de carbón y compost. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *