Transición y casos especiales

COP25 Madrid

La cumbre COP25 de Madrid está poniendo de manifiesto la magnitud del consenso mundial en torno a la voluntad de llevar a cabo cambios significativos y urgentes que permitan alcanzar niveles de descarbonización lo suficientemente radicales como para detener el aumento de las temperaturas y sus consecuencias.

Las sociedades comienzan a percibir que alcanzar esos niveles de descarbonización va a significar en la práctica introducir cambios importantes en nuestra forma de vida, en los sistemas económicos en los que nos desarrollamos y naturalmente en nuestra relación con la energía.

Cambios que tendrán un coste que no va a ser igual para todos.

Hay lugares muy ligados a la producción de energía en formas que ya no son aceptables por su impacto en términos de emisiones, hay industrias que tendrán que asumir enormes procesos de transformación, y hay finalmente territorios que por sus condiciones geográficas y económicas necesitan un tratamiento especial.

El concepto de transición energética justa se refiere precisamente a la necesidad de tener en cuenta esos casos especiales en un tiempo en que los grandes proyectos y las grandes políticas van a llenar el escenario y van a centrar la atención de la política y los medios de comunicación.

Es más necesario que nunca dar voz a aquellos casos que requieren de un plan personalizado y único. Es importante no dejar atrás a los más afectados. Es imperativo que la transición energética sea percibida como una oportunidad para resolver situaciones injustas y para superar desigualdades históricas.

Porque comarcas estancadas en torno a tecnologías inviables deben poder convertirse en zonas de desarrollo de nuevas generaciones tecnológicas, porque los sectores industriales en transición pueden estar en la vanguardia del cambio y porque los territorios más separados de las redes centrales de producción y distribución de energía, como son los territorios insulares, tienen la oportunidad de desarrollar sistemas de gran capacidad y limpieza aprovechando las capacidades descentralizadoras de las nuevas fuentes de energía.  

En nuestra asociación hemos decidido dar la palabra a algunos de estos casos especiales y dedicarles nuestro tiempo en la COP25.

Es una parte de nuestro compromiso de dar la palabra a la sociedad y de ayudar a aclarar la magnitud de los retos a que nos enfrentamos.

Pero también es una oportunidad para seguir aprendiendo las complejidades de la transición energética y la necesidad de afrontar los cambios con una mirada amplia, alejada de dogmatismos y sobre todo de recetas fáciles y menús para todos.

Debate «Transición Justa: alternativas para una reconversión económica sostenible peninsular y no peninsular»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *